qué es y cómo funciona para perder peso



    Al igual que sucede con la moda, cada temporada llegan a nuestros oídos los nombres de nuevas tendencias dietéticas que llegan a nuestro hogar (o, mejor dicho, a nuestras neveras) con ganas de revolucionar y cambiar algunos de nuestros malos hábitos. De esta manera, tras sumergirnos en la revolucionaría e infalible dieta pegan e, incluso, descubrir las mejores dietas para adelgazar (las más fiables y saludables) nos encontramos una nueva que, sin duda, tiene que aparecer: la dieta de la Clínica Mayo.

    Y es que, bajo su peculiar nombre, este programa ha conseguido unir la opinión de los diferentes médicos y nutricionistas recomendándola; a diferencia de otras como, por ejemplo, la dieta Keto o cetogénica o el ayuno intermitente (por cierto, si estás comenzando el ayuno esta receta de dos ingredientes compartida por Xuan Lan te lo va a hacer todo mucho más fácil) la dieta de la Clínica Mayo está ideada por profesionales de la salud con el objetivo de ayudarte a perder peso de manera sana, equilibrada y supereficaz.

    Y, “¿por qué es tan eficaz?”, te puedes estar preguntando. Pues bien, lo destacable de este régimen es que no se centra en qué comer o no, sino en cambiar tus hábitos, lo que provocará que, a la larga, adoptes esas rutinas saludables que te ayuden a mejorar tu forma física.

    Psss: si quieres un refuerzo, este plan de cuatro semanas para ponerte en forma desde casa ¡es lo más!

    Ahora bien, ¿con un simple cambio de hábitos puedo adelgazar o ponerme en forma? Preguntamos y hablamos con diferentes expertos en nutrición para que nos cuenten los secretos de esta dieta y el cómo seguirla con buenos resultados.

    Dieta de la Clínica Mayo: qué es y cómo funciona

    dieta de la clinica mayo

    OatmealStoriesGetty Images

    Creada por algunos de los profesionales de la clínica que le da nombre, está diseñada como un programa de cambio de estilo de vida. Uno que busca “incitar una pérdida de peso gradual y sostenida”, en palabras de la experta Melissa Prest.

    “Una de las claves de la dieta y lo que la diferencia de otras es que está enfocada a los cambios de comportamientos como, por ejemplo, evitar comer mientras se mira la televisión o incrementar el número de frutas o verduras que consumimos de manera directa. Pequeños cambios que marcan la diferencia y que, te adelantamos, te ayudan a perder peso y no recuperarlo”.

    Asimismo, la “dieta”, como matiza la nutricionista y profesora de yoga certificada, Keri Gans, “es bastante sencilla; no es una dieta de privación o exclusión, sino al contrario: de inclusión. Alienta a comer alimentos de todos los grupos, a tomar decisiones más saludables, a preparar las comidas (recuerda, la técnica del batch cooking puede irte superbién si tienes poco tiempo) y, por supuesto, a hacer ejercicio.

    ¿Cuáles son las diferentes fases de la dieta de la Clínica Mayo?

    En líneas generales, se divide en dos fases principales. ¡Toma nota!

    Fase 1: el cambio de hábitos

    Tiene una duración estimada de unas dos semanas. Melissa Prest señaliza que: “Las personas que siguen este plan se enfocan en cambiar cinco hábitos poco saludables por unos más healthy y, además, agregan cinco rutinas saludables adicionales”. Con ello, como bien matiza Gans, “el foco no está puesto en las calorías sino, más bien, en los hábitos”.

    Ahora bien, ¿cómo saber qué rutina es perjudicial? Las expertas nos comparten unos pequeños ejemplos:

    • Evita comer alimentos con azúcar añadido
    • Si tus snacks son frutas y verduras, evita comer pan con ellas
    • No monopolices tu menú a base de platos de carne o lácteos
    • ¿Alcohol? Hace tiempo que debería haberse ido
    • Procura no comer estando pegado a la pantalla
    • No inflavalores la comida casera

      Por otro lado, más allá de cambiar hábitos, se recomienda introducir estos:

      • Empezar el día con un buen desayuno
      • Comer unas cuatro porciones de frutas y verduras al día
      • Incorpora a tus recetas granos integrales y grasas saludables como, por ejemplo, el aceite de oliva.
      • ¿Sin tiempo para entrenar? ¡Prueba a cambiar el coche por una buena caminata! Según dictan los expertos, andar mas de 10 minutos prolonga la vida.

        Además, si no estás acostumbrada… estas sneakers evitarán que te duelan los pies y, además, ¡están rebajadas!

        Sneakers Mujer

        Skechers
        amazon.es

        89,95 €

        65,44 € (27% de descuento)

        Fase 2: ¡A vivir el cambio!

        En esta fase, como bien señala Prest, “es donde la gente aprende a hacer mejores elecciones de platos, alimentos y conoce bien qué porciones son las correctas para su cuerpo”. Además, como señala la experta, “las personas deberían esperar perder peso de manera más gradual en esta fase”.

        Al final, todo lo que ha empezado en la primera fase se traslada a la segunda fase. “Se tata de mantener los hábitos que se han ido introduciendo poco a poco”.

        ¿Cuál es la mejor manera de seguir las pautas dietéticas?

        Si la constancia no se ajusta a tu vocabulario, busca apoyo en amigos o familiares. “Ir despacio con los hábitos, introduciendo uno o dos al mismo tiempo una vez adquiridos los otros. Así, los mantienes y potencias sin perder la motivacíón”, señaliza Prest.

        Otro punto a destacar es que esta dieta que fomenta el consumo de frutas y verduras te ayuda a comer, indirectamente, menos alimentos ricos en calorías. Además, como señalizan ambas expertas, “los carbohidratos están bien vistos si son ricos en fibra; te pueden ayudar a saciarte”.

        Dieta de la Clínica Mayo: beneficios y contras

        dieta

        d3signGetty Images

        El mayor beneficio de la dieta de la Clínica Mayo es que cambia tus comportamientos; en lugar de contar calorías, están pendiente de tus buenos hábitos. “Una de las razones por las que las dietas no funcionan es que una vez que las personas dejan de restringir ciertos alimentos, reanudan ciertos comportamientos fomentando el efecto ‘yo-yo’.

        Asimismo, si una persona comienza de manera drástica esta dieta, podría resultarle bastante contraproducente; generaría sentimientos de privación. Es por ello, como ya han recomendado los expertos que se inicie un cambio progresivo de esos hábitos.



        Madeleine, Prevention’s assistant editor, has a history with health writing from her experience as an editorial assistant at WebMD, and from her personal research at university.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *