Lo último en medicina estética para eliminar las ojeras


¿Te gustaría librarte de las ojeras y de las bolsas en los ojos de forma efectiva? Lo último en medicina estética permite corregir esta zona tan delicada del rostro sin pasar por quirófano y consiguiendo resultados duraderos.

Hay que tener en cuenta que las ojeras necesitan un mayor cuidado en comparación con otras partes de la cara, debido a la delgadez de su piel y a la falta de circulación sanguínea. Además, la doctora María Jesús García-Dihinx, del servicio de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética del Hospital de Día Quirónsalud Zaragoza, añade que “cualquier pequeño agente externo o mal hábito podría generar un daño en las ojeras”.

Te contamos los tres mejores tratamientos para eliminar las ojeras y cómo se realizan.

Peeling para ojeras: ¡Adiós impurezas!

Este tipo de exfoliación se centra en la ojera, y su objetivo, al igual que otros peeling faciales, es eliminar imperfecciones en el rostro y prevenir su aparición, aportando hidratación y luminosidad a la piel, entre otros beneficios.

Según nos explica la especialista: “El peeling para ojeras consiste en el empleo de sustancias químicas que eliminan las capas más superficiales de la piel, dejando una más renovada, uniforme y lisa”.

Este tratamiento estético para ojeras se realiza en una o varias sesiones, dependiendo de cada caso. Aunque no requiere un periodo de postoperatorio, sí hay que evitar la exposición al sol en las dos semanas posteriores a este peeling en la ojera. Esta medida ayuda a prevenir la aparición de manchas u otros daños en la zona tratada. Por eso, nuestra experta recomienda que “si estás pensando en este tratamiento para ir a la playa con un rostro recién renovado, lo mejor es que sea reprogramado”.

Lo último en medicina estética para eliminar las ojeras

Igualmente, es recomendable acudir a centros especializados en Medicina estética para evitar cualquier problema, tal como advierte la doctora: “Es un tratamiento efectivo que debe ser realizado únicamente por profesionales estéticos, ya que son químicos lo suficientemente fuertes para generar daño en la piel si no son empleados de la manera correcta”.

Ácido hialurónico para corregir las ojeras

Si quieres resultados duraderos en poco tiempo, el tratamiento de ácido hialurónico es lo que estás buscando. Esta técnica de microinyecciones en el rostro, que ya se aplica con éxito en otras zonas, como labios, nariz, óvalo facial, etcétera, también ofrece una solución duradera a las ojeras.

La técnica de ácido hialurónico es una de las más efectivas por su rapidez y su resultado final en el aspecto de la ojera. De hecho, permite corregirla en tan solo dos días. “Es un tratamiento rápido, que consta de pocas intervenciones, necesitando entre 1 a 3 sesiones para finalizarlo; mientras que su duración es de 1 a 2 años, ya que no es permanente”, matiza la doctora.

En cuanto a la aplicación de ácido hialurónico en la ojera, “se realiza una pequeña infiltración de este producto, rellenando la zona debajo de la piel, rehidratándola y eliminando así la apariencia generada”, aclara la doctora.

Hay que tener en cuenta que las ojeras son una capa muy fina y delicada de la piel, que aparecen como un efecto visual. “La medicina estética entiende esto, y por eso ve al ácido hialurónico como una solución, ya que, con tan solo una pequeña aplicación de este, será posible eliminar la visibilidad de los vasos sanguíneos y la apariencia de cuencas pronunciadas”, añade la doctora.

Drenaje linfático para eliminar las bolsas

Este tratamiento estético ayuda a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo, que pueden ser una de las causas de la aparición de bolsas en los ojos. Durante el drenaje linfático se realizan masajes especializados en determinadas zonas, que consisten en movimientos suaves y repetitivos que consiguen el aumento progresivo de la presión.

El uso del drenaje linfático en las ojeras consigue, por un lado, mejorar la circulación de la sangre en la zona, que precisamente la mala circulación es una de sus principales causas, y, por otro, elimina la retención de líquidos, que puede generar la apariencia de bolsas en los ojos. “Como su nombre lo indica, se encargará de drenar todo lo que esté generando efectos adversos en la zona de la ojera“, apunta la doctora.

Otra ventaja del drenaje linfático es que se trata de un procedimiento sencillo y no invasivo, en el que se usan aceites o cremas especiales.

En cualquier caso, para conocer cuál de estas técnicas es la más adecuada para tu rostro, lo más seguro es acudir a consultas especializadas de medicina estética para recibir un asesoramiento individualizado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *