La Universidad busca entre los médicos a los profesores de la futura Facultad…


La Universidad de León continúa trabajando y dando pasos a fin de conseguir y estar preparados para impartir el grado de Medicina. El rector ha vuelto a incidir esta semana en que será el próximo mes cuando remita a la Junta de Castilla y León su memoria justificada en la que solicitará formalmente el título para impartirlo el Campus de Vegazana, una vieja aspiración leonesa que el rector, Juan Francisco García Marín, recuperó en la inauguración del curso académico ante la consejera de Educación, Rocío Lucas. Ahora, a la par que el equipo rectoral trabaja en el documento en que también se dejará patente que la Universidad de León está capacitada y cuenta con trabajo hecho, además de la demanda de alumnos, también han contactado con médicos del Hospital de León para que sepan qué pasos deberían dar para convertirse en profesores acreditados, es decir, para contar con los requisitos necesarios para poder impartir docencia.

Marín remarca que la falta de profesores acreditados a nivel nacional «es un problema», por eso desde la Universidad ya han comenzado a realizar gestiones encaminadas en esta línea. El rector leonés también está pendiente del nuevo proceso de acreditación que prepara el Ministerio de Universidades y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación para los médicos que quieran impartir clases en las facultades de Medicina, que podría relajarse teniendo también en cuenta la experiencia y no sólo la investigación como hasta ahora.

Este fin de semana se celebraron las pruebas MIR que se celebraron en todas las comunidades autónomas de forma simultánea y que este año contaba con 11.171 plazas de Formación Sanitaria Especializada, de las cuales 8.550 corresponden a medicina, y dentro de ellas, 2.455 están destinadas a médico de familia. El Hospital de León es uno de los centros que pueden escoger estos médicos residentes para finalizar su formación al tener el apellido de universitario. Este año, como novedad, según apuntó la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, «segundo llamamiento»: «Es decir, si quedan plazas vacantes se hará un segundo llamamiento para que los aspirantes que no eligieron plaza en primera vuelta por cualquier motivo tengan la posibilidad de elegirlo». Una de las preocupaciones que mostró Calzón fue que el número de egresados en Medicina es inferior al de las plazas que se ofertan; en el caso del MIR, precisó, la cifra es de «casi un aspirante por cada plaza» si se tiene en cuenta el cupo de extracomunitarios. Datos que también han alarmado a los sindicatos que concretaron que de los 28.000 aspirantes totales, 12.668 eran médicos que optaban a las 8.550 plazas MIR

Una situación que pone de relieve y avala la petición de la Universidad de León por conseguir este título, una vieja aspiración desde hace dos décadas, que además vendría a paliar la falta de profesionales sanitarios y que seguiría la senda de otras comunidades autonomías que, como Andalucía, ya imparte el grado de Medicina en siete de sus ocho provincias, a expensas de que Huelva lo consiga tras anunciar que dará el paso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *