La medicina cura; la burocracia, quema, por Joaquín Luna


“La ilusión dura un tiempo”, constata el doctor Jaume Sellarès, en el CAP de mi calle, de nombre Sardenya, templo de la salud de los pensionistas del barrio, que al salir cruzan la calle sin mirar los semáforos, los muy inmortales. ¡Y cuánto quiere y valora el barrio a estos profesionales de la salud!

¿Y por qué no parecen quemados si la ilusión es efímera y el trabajo desbordante? Funciona como un CAP, atiende como un CAP pero es un EAP (equipo de asistencia primaria), una suerte de cooperativa. “En treinta años, la medicina ha progresado mucho. Y la tecnología no digamos. La administración sanitaria, en cambio, no ha cambiado”, observa el doctor Sellarès, aprovechando la calma de la jornada de servicios mínimos. Muchas visitas han sido reprogramadas pero quienes acudían de urgencia eran atendidos con mayor rapidez de la habitual. No es calma tensa –como decían los clásicos–, es calma chicha. “Ayer no me pudieron atender pero me dijeron que hoy sí. Y ha ido bastante bien”, señala Alba Castellví, de 22 años.

Varias personas protestan con pancartas durante una manifestación conjunta de sindicatos médicos y educativos catalanes, en la plaza de Sant Jaume

Varias personas protestan con pancartas durante una manifestación conjunta de sindicatos médicos y educativos catalanes, en la plaza de Sant Jaume

Europa Press

Pocas personas en los pasillos: una joven con síntomas de ansiedad, un pensionista rellenando una sopa de letras, algún bebé. Y el típico carrusel de mensajes institucionales en las pantallas: “Ante un conflicto gestiona las emociones…”.

El espíritu cooperativo sienta bien a este EAP. Son ágiles con los trámites. Eso de que un profesional tenga que avalar una prescripción de pañales hecha por otro médico les parece –entre nosotros– un gesto de desconfianza absurdo y ganas de restar tiempo para el paciente. “La burocracia es excesiva y tampoco evita corruptelas. La atención primaria en Catalunya no mejorará solo a base de inyectar fondos sino de una organización mejor. Las cifras de médicos de primaria por habitante están en la media-alta de Europa. Es la organización la que quema a los médicos”, señala el doctor Sellarès.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *