El truco definitivo para que una pareja funcione para siempre


Cualquier relación que haya durado un mínimo de tiempo se habrá erosionado y perdido algo de fuelle en comparación con las primeras etapas del amor, en las que todo es color de rosa. El paso del tiempo, el abuso de la confianza y las rutinas de cada uno hacen que sea necesario hacer un mantenimiento para que la pareja no se resienta. 

Aunque dos personas lleven muchos años juntas, no están exentos de tener problemas graves de comunicación. Se aman profundamente, pero no dejan de malinterpretar sus necesidades y deseos. Ambos consideran que la otra parte no les escucha o no les entiende, lo que produce frustración y decepción. 

La falta de comunicación puede llegar a convertirse en un problema importante en cualquier relación, por lo que se deben buscar formas de mejorar las habilidades comunicativas para que el vínculo deje de resentirse, y vuelva a ser sólido.

Una de las mejores estrategias para conseguir no haya fisuras en la pareja es un truco muy sencillo: compartir 10 minutos al final de cada jornada para poder hablar. Este simple consejo puede ser muy beneficioso para una relación de pareja, ya que es una forma eficaz de demostrar a la otra parte que te importa y que quieres estrechar lazos con ella.

La doctora en psicología Danielle Dowling, que asesora parejas en crisis, tiene confianza ciega en que este simple hábito diario es suficiente para evitar que una pareja caiga en el error de vivir con el piloto automático puesto

Una de las escenas más habituales en pareja es hablar de temas banales que no llevan a ninguna parte. Son pequeñas conversaciones sin importancia que sirven para llenar espacios donde podría haber silencio. Y eso no nutre a la pareja, ya que cuando llega el momento de ponerse serios y afrontar algún tipo de problema, cuesta ponerlo en común y ponerse de acuerdo. Por eso mismo, Dowling cree que reservar 10 minutos al final del día para hablar abre una gran ventana para conectar de verdad con la persona a la que se ama

Para tratar de maximizar la eficacia de estas sesiones de escucha y comprensión en pareja, se deberían de seguir una serie de pautas:

No busques el conflicto: en este tiempo, como explica la especialista, no se deben sacar los conflictos que puede haber en la relación. Durante estos minutos no hay que confrontar ideas, sino que hay que vaciar lo que uno lleva dentro en soledad para encontrar un hombro en el que apoyarse. Es un claro ejercicio de amor en el que no hay espacio para el reproche, sino esfuerzos para llegar a comprender lo que se dice.

Atención plena: evidentemente, durante este momento, que no tiene que durar demasiado, no se puede hacer otra cosa que no sea escuchar. Ni móviles, ni tele, ni trabajo y ni siquiera niños. Solamente tú y tu pareja. 

Interésate: no puede ser un monólogo, hay que hacer preguntas. Es la mejor manera de demostrar que hay un interés verdadero en querer hablar y escuchar. 

Tener un horario fijo: para que estos espacios tengan cierta eficacia se deben de hacer con compromiso. Para ayudar a esto es interesante acordar la hora a la que se empieza a hablar y la duración de las sesiones.


Lee también

Guiomar Rovelló

Investigadores estadounidenses descubren el ‘talón de Aquiles’ del cáncer de páncreas


Lee también

Héctor Farrés

Yanalya / Freepik


Lee también

Héctor Farrés

Bella Ramsay ha encandilado a los fans



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *