Crystal: de medicina a protagonista de la guerra capitalista






Crystal: de medicina a protagonista de la guerra capitalista
Foto: Pop Lab

**Esta nota fue realizada por Perimetral, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


Por: Brenda Vázquez Velázquez. Foto: PopLab. Publicación: 23/01/2023

Historia, efectos y consecuencias del consumo de mentafetamina

La metanfetamina es una sustancia clasificada por la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (U.S. Drug Enforcement Administration), como un estimulante del Anexo II, es decir que solo se puede conseguir con receta médica.

Aunque su uso es cada vez menor, se indica en tratamientos para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), para adelgazar y para la narcolepsia.

También se encuentra dentro de la lista de las Nuevas Sustancias Psicoactivas NSP.

Aunque su popularidad es tal, esta sustancia no es nueva, ni tampoco fue inventada por los Nazis como dice el Gobierno Federal.

En 1883, Nagai Nagayoshi con el propósito de ayudar a los pacientes que padecían asma, sintetizó la metanfetamina con base en la pseudoefedrina, pero fue rechazada.

Hasta 1937 el Dr. Fritz Hauschild de laboratorios Temmler descubrió una nueva forma de sintetizar la metanfetamina como comprimido.

Fue lanzado al mercado como un potenciador de uso cotidiano, disponible en cualquier farmacia bajo el nombre comercial de Pervitin.

A pesar de su comercialización y buena aceptación del mercado, su consumo no se popularizó hasta después de 1939.

La Segunda Guerra Mundial

Entre 1939 y 1945, esta sustancia fue utilizada principalmente por los soldados para potencializar su rendimiento y disminuir sus necesidades como dormir y descansar.

Existen registros que documentan el uso de Pervintin en todos los rangos militares y recientemente también por Hitler.

Aunque solo se vendía con receta médica a los civiles, gran cantidad de la población en Alemania consumía esta sustancia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se vivió la primera crisis sanitaria de consumo de metanfetamina, no solo en Alemania.

En Japón también se dio el consumo de metanfetamina bajo el nombre de Philopon, con una buena dosis de la cual se inyectaban los kamikazes.

Pronto se convirtió en una pasión nacional para miembros de distintos estratos sociales -incluidos varios escritores importantes.

Como era de esperarse, en conjunto con el malestar y precarización a consecuencia de la guerra y postguerra, el consumo desarrolló trastornos y consecuencias en los soldados y ex soldados: paranoias y adicción.

Bajar de peso y divertirse

Aproximadamente en 1950 se incorporó al mercado estadounidense, como píldoras para bajar de peso, comercializadas bajo el nombre de Obetrol.

Según Schwartz, a partir de 1960 comenzó el proceso de regulación, así como de producción y distribución clandestina, relacionados sobre todo con grupos de motociclistas.

En 1980 comenzó a producirse hidrocloruro d-metanfetamina (crystal meth) en forma de cristales, que puede ser utilizado por diversas vías de administración.

Para 1990 ya existía una fuerte expansión de laboratorios clandestinos sobre todo en México.

Crystal: de medicamento a protagonista de la guerra capitalista.

En la actualidad la metanfetamina puede encontrarse en diversas presentaciones, ya sea en cristales, polvo y comprimidos, además de tener diversas vías de administración.

Te la puedes fumar, inhalar, inyectar, consumir, es una droga muy versátil en sí, es la droga más versátil de todas…

Persona encuestada en 2021

Los efectos y las consecuencias pueden variar dependiendo de la cantidad, calidad, hábitos y método de administración utilizado.

También lo llegué a usar diluido en agua y metido por el ano y también me lo inyecté, slam, así le llaman …

Persona encuestada para esta investigación en 2022

Se estima que libera cinco veces más dopamina que las anfetaminas y que es de cinco a diez veces más adictiva que la cocaína.

Bastos nombres y múltiples usos para ser productivo

A esta sustancia comúnmente se le conoce como meta, tiza, speed, meth, hielo, ice, cristal, crystal y vidrio, glass.

Algunas de estas referencias se pueden utilizar de forma generalizada en diversos países, son abreviaturas o características de la sustancia, como hielo, cristal o vidrio.

En México se le conoce también como crico, foco, cricrí, Cristina, tina, chichifli, grillo, cristo, entre otras referencias más particulares dependiendo de la región, barrio o hasta grupo de amigos.

Tiene un aspecto similar a una barra hielo. Dependiendo la cantidad pueden ser cristales grandes o bolsas con fragmentos pequeños o en polvo de textura cristalina, gruesa y punzante que la cocaína.

Principalmente se distribuye en color blanco, pero recientemente ha surgido su presentación en cristales de diversos colores.

La metanfetamina tiene una forma lipofílica, lo que permite una transmisión mayor de la sustancia a través de la barrera hematoencefálica.

Penetrando más rápido y de forma más directa en el sistema nervioso central.

Uno de los efectos neuro físicos principales es aumentar la concentración en la sinapsis de neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina.

La dopamina, es un neurotransmisor vinculado con los efectos que provoca esta sustancia como: la motivación, el placer y el funcionamiento motor, además, de aumentar el estado de alerta, la actividad física y disminuir el apetito, bajar el cansancio o sueño, elevar la sensación de euforia y bienestar.

Placer de corto alcance

Este es uno de los neurotransmisores más importantes en los humanos, crucial en el desarrollo de la estabilidad física, neurológica y cotidiana al estar presente en todos los procesos de aprendizaje, motricidad, memoria, humor, placer, sueño, comportamiento.

Está implicada de forma indirecta en otros procesos del cuerpo y el cerebro.

Por su parte la noradrenalina es un neurotransmisor relacionado con la motivación, el estado de alerta y vigilia, la regulación del sueño, el apetito y la conducta sexual, entre otros.

También es una hormona que afecta en ciertas áreas del cerebro relacionadas a la lucha o huida e incremento del ritmo cardiaco o flujo sanguíneo.

Por la cantidad de dopamina que estimula la metanfetamina, se provoca un rush potencializado distinto a otras sustancias similares: un estado de bienestar y euforia de pocos minutos.

También de forma leve se mantiene durante los cerca de 60 minutos que duran los efectos agudos y de seis a 24 horas los efectos subjetivos.

En la búsqueda por sentir el efecto inicial o mantener los efectos agudos, se puede dar un consumo constante.

Esto puede derivar en consecuencias a corto y largo plazo, como una sobredosis o la posibilidad de desarrollar un consumo adictivo.

Premios y romances

La alta capacidad adictiva de la metanfetamina se relaciona principalmente con su acción en el sistema dopaminérgico: un proceso de recompensa y aprendizaje cognitivo.

Además del proceso neuroquímico, el consumo puede tener un doble refuerzo dependiendo de la experiencia, situación y los efectos; se relaciona con el bienestar subjetivo.

También la evasión a ciertas situaciones de conflicto o con la mejora en el rendimiento de cualquier actividad: trabajo, estudio, limpieza, sexual, físico o social.

Lo que genera un bienestar químico por la sustancia y una sensación de satisfacción por la potencialización del rendimiento en cierta actividad.

LUNA DE MIEL: se genera una relación subjetiva positiva entre el consumo y el desempeño que puede llevar a justificar y mantener el consumo.

Además de la adicción, otro tipo de consecuencias derivadas del consumo de metanfetamina pueden ser del tipo neuronal, emocional, psíquico y cognitivo.

Crystal: de medicina a protagonista de la guerra capitalista. La mayoría de sus efectos se deben a la liberación prolongada de dopamina y, al mismo tiempo, el responsable de consecuencias negativas en terminales nerviosas.

Por ejemplo, al inhibirse el proceso de regulación del transportador activo de dopamina, se genera una interrupción en la eliminación de dopamina en el espacio intersináptico.

Lo que genera desechos neurotóxicos en el cerebro, una disminución y falla en la producción de dopamina.

Hay otros daños a nivel cerebral que pueden estar relacionados con el problemáticas en la salud mental: depresión, ansiedad, confusión, insomnio, problemas cognitivos.

En la memoria, en la concentración, trastornos emocionales, irritabilidad, psicosis, paranoia, alucinaciones auditivas, visuales, esquizofrenia, delirios, suicidios y comportamientos violentos.

De euforia a muerte

Además de ser altamente tóxico para las células neuronales, el consumo de esta sustancia puede llegar a generar muerte celular.

Aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, causando daños irreversibles; hay relación entre el desarrollo de Parkinson y antiguos consumidores de metanfetamina.

También puede estar relacionado con otro tipo de consecuencias físicas, como taquicardias, arritmias, hipertermia hipertensión arterial, convulsiones y hemorragias cerebrales.

Daños en el riñón, hígado, boca, piel y dientes. Entre otro tipo de perdidas personales y sociales.

Una de las consecuencias más generalizadas sobre este consumo son las alucinaciones, paranoias, colopatías o delirios de todo tipo y niveles.

Estas pueden darse con poco tiempo de consumo o como consecuencia de un consumo prolongado.

También por los efectos de la sustancia, se pueden agudizar ciertos sentidos, que dependiendo del entorno generan un “mal viaje” mientras pasa el efecto.






Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *