Celestica Valencia aumenta un 19% sus ventas en 2021 y se afianza en electro-medicina


VALÈNCIA.  Celestica, la división valenciana de la compañía estadounidense MSL SPV Spain que compró a la compañía canadiense de componentes electrónicos que le da nombre, aumentó sus ventas un 19% en 2021 hasta los 63,3 millones de euros. Así lo recogen las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, donde se señala la recuperación progresiva de la actividad vinculada a la demanda en clientes del segmento de electro-medicina e industrial.

La compañía, con sede en la Pobla de Vallbona, todavía mantuvo pérdidas, pero las redujo de 3,4 millones a 2,1. La cifra de negocio se ha visto incrementada en el segmento de electro-medicina en un 62% con “crecimiento sólido y sostenido” y la introducción de nuevos clientes, según señala la compañía en el informe de gestión que acompaña a las cuentas.

En el segmento industrial, el aumento de la cifra de negocio fue del 24%. Mientras, en el segmento de aviónica y defensa creció un 3,2%, con lo que mantiene su situación de relativa depresión coyuntural en la facturación ante la disminución de vuelos y actividad que afecta a toda la industria aeronáutica. “Es de destacar la adición a la cartera de clientes en el segmento industrial de un cliente líder mundial en subsistemas y equipos eléctricos para la automoción, con el que se han iniciado actividades en el 2021 y para el que se prevé un fuerte crecimiento de la inversión y facturación en 2022”, aseguran.

El núcleo de las ventas de Celestica Valencia se centra en cinco clientes de aviónica y defensa, industrial y electromedicina que suponen un 62,3% de la facturación mostrando, según explican, la fábrica una mayor diversificación que en el ejercicio 2020. El peso específico del negocio de reparación en la cifra de ingresos ha sido marginal en el año y, además del negocio de fabricación de placas electrónicas (EMS) y ensamblaje de subconjuntos, continúa la diversificación alcanzada en los segmentos de mercado a los que sirve la fábrica, incluyendo el ensamblaje de robots destinados a cirugía en el segmento de electro medicina, diseño y desarrollo de soluciones avanzadas para equipamiento médico.

Las perspectivas para el año 2022 de la compañía estaban afectadas, aunque en menor medida, por la covid-19, especialmente en los clientes de aviónica y defensa y por las dificultades de acopio en los mercados de componentes, los sobrecostes en fletes y transportes, sobrecostes de la energía y volatilidad en los mercados debido a la situación geopolítica mundial. “Continúan en cualquier caso las acciones tendentes a aumentar la diversificación de la fábrica además del desarrollo de las cuentas actuales y de nuevos clientes”, apuntan. 

En resumen, la compañía destaca que el ejercicio 2021 ha obtenido resultados negativos motivados fundamentalmente por la limitada actividad del centro en parte por el efecto covid-19 y los gastos asociados a la reestructuración de las operaciones.No obstante, la demanda para el 2022 se prevé superior a la del 2021 con un importante crecimiento, tanto poractividad vinculada a nuevas cuentas como por la progresiva recuperación en la demanda en los segmentos de aeroespacial y defensa e industrial. “Este crecimiento estará de cualquier modo sujeto a las presiones de competitividad y costes presentes en este sector”, señalan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *